La Ciudad Encantada, un Parque Natural diferente de ver

Hoy en día todo el mundo ha oído hablar sobre la maravilla que ha hecho la naturaleza sobre la piedra, y que han dado formaciones verdaderamente caprichosas, en la Ciudad Encantada. Pero, ¿conoce todo el mundo su historia?. Este paraje natural, situado en pleno Parque Natural de la Serranía de Cuenca, en la pedánea de Valcecabras (Cuenca), tiene su origen 90 millones de años atrás.

En ese entonces, lo que hoy conocemos con la Ciudad Encantara, era parte del mar de Thetis, un mar tranquilo y muy rico en sales, en especial carbonato cálcico. Esto favoreció a que, al final del Cretácico, con el surgimiento de la orogenia alpina el mar se fue retirando dejando las formaciones cálcicas desprotegidas ante la erosión, que durante muchos siglos, ha sufrido a causa del agua, hielo y viento.

Ciudad_E_1

Ahora podemos disfrutar, en un amplio horario y a precio muy asequible, de un recorrido de ensueño donde, no solo podremos dar rienda suelta a nuestra imaginación para encontrarle una parecido a las formaciones, sino que también podremos descubrir un entorno lleno de naturaleza, de diversidad florar y de animales corriendo en libertad.

La Ciudad Encantada fue nombrada Sitio Natural de Interés Nacional el 11 de junio de 1929, y no es de extrañar ya que alberga numerosas especies con diferentes niveles de protección ambiental, así como una alta geodiversidad. Es el lugar que tanto a niños como a mayores les encanta, tener la posibilidad de ver el Mar de Piedra, la Cabeza de Hombre, la Tortuga o el Tobogán es algo que está al alcance de muchos y que no puede faltar en la visita a la Ciudad Patrimonio de la Humanidad que es Cuenca.

Los 10 parques más bonitos de España

Los parques son el pulmón de las ciudades. Un lugar donde desconectar y respirar aire puro, dejando a un lado la contaminación y el estrés de la ciudad. Por ello casi todas las capitales del mundo tienen su gran parque, símbolo de la ciudad. Algunos de importante relevancia, como Central Park de Nueva York, el Hyde Park de Londres, el Tie Garden de Berlín, la Villa Borghese de Roma, o el Retiro de Madrid. Y si estás de visita en alguna de estas ciudades sería un verdadero delito volver a casa sin pasearte por sus parajes y disfrutar de su vegetación.

Si de algo es característico nuestro país es de la variedad que podemos encontrar en él. Grandes núcleos urbanos, pero a su vez un sin fin de preciosos parques por los que pasear y disfrutar sintiendo la naturaleza por los poros de tu piel. Estos son los diez parques más importantes de España.

1. Parque Güell (Barcelona)

En la considerada segunda capital de España sobresalen numerosos parques urbanos, entre ellos el parque Gaudí, con espectaculares vistas a la ciudad de Barcelona.

2. Retiro (Madrid)

¿Te apetece un paseo en barca? El parque del Retiro, en la capital española, es el lugar idóneo para pasear, mientras visitas el Palacio de Cristal, y te decides a coger los remos o no que te llevarán hasta distintos puntos del estanque. Eso sí, ¡cuidado de no atropellar a los patos!


3. Montjuic (Barcelona)

Además del parque Güell, en Barcelona también podemos encontrar el parque Montjuic, que ofrece unas vistas aún mejores hacia la montaña, convirtiéndose en un lugar perfecto para pasear, correr y experimentar.

 4. Parque de María Luisa (Sevilla)

En la emblemática Plaza de España de la capital andaluza se sitúa el Parque de María Luisa. Este parque de jardines inspirados en el amor romántico es otro de los lugares más bonitos de España que debes visitar.

 5. Parque de la Paloma (Benalmádena- Málaga)

El parque de la Paloma, con más de 200.000 metros cuadrados de áreas verdes es otro de los parques más importantes de la región. Se sitúa en la ciudad malagueña de Benalmádena, y en él podrás disfrutar de un magnífico paseo alrededor de un gran lago artificial y pequeños animales.

6. Parque de la Ciudadela (Barcelona)

El parque de la Ciudadela fue durante muchos años el único parque de la ciudad de Barcelona. Fue construido en los antiguos terrenos de la fortaleza de la ciudad a imagen y semejanza del jardín de Luxemburgo, de París.

7. Jardines de Santa Clotilde (Lloret de Mar – Gerona)

De estética renacentista italiana, este espacio de gran belleza ofrece, además del disfrute de su vegetación verde, preciosas vistas al mar Mediterráneo. Además se encuentra justo sobre un acantilado, algo que le da peculiaridad y a la vez lo convierte en un parque especial.

8. Parque del Laberinto de Horta (Barcelona)

Al parecer es Barcelona la ciudad con los parques más bonitos de nuestro país. En octavo puesto se encuentra el parque del Laberinto de Horta, que está situado en una antigua finca, y que cuenta con un jardín neoclásico y otro romántico.

9. Parque de Juan Carlos I (Madrid)

El Parque de Juan Carlos I fue construido con motivo de la designación de Madrid como Capital Europea de la Cultura en el año 1992. Este parque además, está dedicado a las tres grandes religiones monoteístas, y la Estatua Fría.

10. Parque de la Alameda (Santiago de Compostela)

Y en último lugar del ranking, nos trasladamos hasta el noroeste de España, para visitar el parque gallego de la Alameda, en Santiago de Compostela. Que situado en el norte podrás disfrutar de un paseo fresquito mientras divisas de fondo la ciudad y recorres los parajes que bordean la catedral.

El mejor atardecer en Madrid

Pongamos que tienes una cita, con un chico, con una chica, con tu pareja de toda la vida…o contigo mismo, por qué no. Y quieres que sea especial. Y, si puede ser, no muy caro. Bien, pues existe un sitio en Madrid, cerca del centro, y gratis, que te puede servir.

Lo llaman el Parque de las Siete Tetas, aunque oficialmente tiene el nombre de Cerro del Tío Pío. Está en un alto formado por pequeñas colinas desde las que disfrutar, principalmente, de dos cosas: unas vistas de Madrid hasta la sierra y, por ende, uno de los mejores atardeceres de la capital.

cerro01_opt

Mirando hacia el sur queda parte de Vallecas. Mirando hacia el norte, el particular skyline de Madrid en el horizonte, y Madrid, a tus pies. A lo lejos se captan los rascacielos de la capital desperdigados de oeste a este: Torre Europa, Edificio España, Torres Kio, Pirulí, las torres de Plaza Castilla…todos entre los tejados de la capital y con la sierra de Madrid como límite de este horizonte. Pocos lugares, si no ninguno, permiten una estampa así de la capital.

Entre las montañas del parque es común ver gente paseando perros por los senderos que recorren el parque, o fotógrafos inmortalizando la panorámica desde lo alto de una de ellas. Además, en el parque hay un chiringuito, llamado El Mirador. Os podéis imaginar por qué.

Con todo esto, por si no estabais ya convencidos, las Siete Tetas ¡son sostenibles! Las colinas de este parque se consiguieron a partir de los deshechos de la antigua escombrera sobre la que fue construido.

cerro02_opt

No se puede pedir mucho más. Un parque reciclado en el que disfrutar de las mejores vistas viendo cómo anochece sobre en Madrid.

Imagen 1: Juanedc en flickr

Imagen 2: Gonzalo Malpartida en flickr

 

Cristina Enea, pulmón de San Sebastián

Que San Sebastián es una de las ciudades más bonitas de España es algo que poca gente cuestiona. Cualquiera que la haya visitado habrá comprobado en persona que eso del “marco incomparable” no es ni mucho menos una exageración. Señorial, elegante, y con vocación cosmopolita y europea, San Sebastián atrae muchísimos turistas, también debido a sus eventos internacionales, como el Festival de Cine.

Los visitantes que vienen unos pocos días suelen pasear por la bahía de la Concha y llegan hasta el Peine de los Vientos, quizá suben a Igeldo, ven el ayuntamiento y los jardines de Alderdi Eder, debaten si el Kursaal es genial o un horror y, por supuesto, degustan los mejores pintxos en la Parte Vieja. Sin embargo, no todo el mundo visita el Parque de Cristina Enea, el más grande de la ciudad. No es que sea una joya oculta, pero de algún modo es menos obvio y pilla algo a desmano de la ruta habitual. Sin embargo, es estupendo.

El Duque de Mandas cedió la finca a la ciudad con la condición de que no se cambiara el nombre, el de su mujer Cristina Brunetti, con la que no tuvo descendencia, y que su uso no fuera otro que el de parque. Con 94.960 m2, el terreno se extiende en el barrio de Egia, próximo al río Urumea. Y es un espacio ideal para realizar múltiples actividades.

Un simple paseo por el parque puede ser muy relajante y disfrutable mientras se observan los jardines y las diferentes especies de árboles que cohabitan. Por supuesto, hay pocos lugares mejores que este para los amantes del running y del deporte en general. Eso sí, ¡cuidado con los pavos reales, que andan sueltos y se pueden cruzar! También cuenta con un parque infantil, por lo que las familias podrán acudir sin temor a que los niños se aburran.

Además, el parque alberga un centro medioambiental en la antigua casa del Duque, ahora remodelada, que organiza exposiciones y actividades relacionadas con la naturaleza y el medio ambiente. ¿Qué mejor sitio que un cuidadísimo parque para aprender y divertirse? Por si esto fuera poco, Cristina Enea también ha formado parte de Musika Parkean, un programa de conciertos que tienen lugar en diferentes parques de la ciudad.

Como ves, tiene muchos atractivos como para incluirlo en la ruta. ¡Márcalo en tu mapa si visitas San Sebastián!

Gulliver viaja a Valencia

Una de las citas ineludibles para todo aquel que visita Valencia es el parque de Gulliver, situado en el antiguo cauce del río Turia muy cerca de la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

El parque fue encargado por el Ayuntamiento de Valencia a Rafael Rivera y al artista fallero Manolo Martín con un diseño de Sento Llobell. La “atracción” está basada en el cuento de Los viajes de Gulliver del escritor Jonathan Swift y muestra al gigante tendido en el suelo e inmovilizado con cuerdas, una de las escenas cumbres de la obra. En semblanza con la novela los niños que juegan a su alrededor simulan a los liliputienses del cuento de Swift.

parque-gulliver

Pero, ¿quién era Guilliver? Este hombre es un personaje creado por el autor Jonathan Swift, quien dio forma en 1726 a este varón cuyas peripecias no son sino una sátira feroz a la sociedad de aquellos días. Un pintoresco repaso por diversos países a través de los viajes que va realizando el protagonista, mientras se condena al ser humano y sus bajezas. No obstante, este cuento se ha presentado ante el mundo como una obra infantil aunque si se indaga en ella se puede desentrañar fácilmente su verdadera naturaleza.

La historia versa sobre el capitán Lemuel Gulliver, un hombre que se ve abocado a situaciones paradójicas en las que se sitúa como un gigante entre enanos, un pequeño entre los más grandes o un ser humano que se avergüenza de su condición en una tierra poblada por caballos sabios que son más humanos que los propios hombres.

Sin duda, estas páginas se han convertido en todo un clásico de la literatura universal y han sido la inspiración de numerosas versiones y adaptaciones. Un texto presentado en primera persona y dividido en 4 partes, cada una representando uno de los viajes del protagonista quien comienza la obra como un cirujano para pasar a ser un capitán de diversos barcos.

Todo aquel interesado en gozar de este maravilloso parque podrá hacerlo sin ningún costo, puesto que la entrada es libre. El horario de apertura es de lunes a domingo de 10 a 20 horas.

El Parque madrileño que esconde un continente

Una de las grandes pasiones del ser humano es, por naturaleza, viajar. Conocer el mundo que nos rodea. Ver París, Berlín, Roma…aquellos lugares y monumentos más bellos del planeta. El problema, es que viajar tiene un precio y, a día de hoy, son muy pocos los que pueden permitirse viajar alrededor del mundo.

Esto provoca que nos quedemos con las ganas de ver lugares tan bellos como el Coliseo Romano, la Tour Eiffel o la Puerta de Brandeburgo.

Al menos, esto es lo que sucedía hasta el año 2010. Fue en ese año cuando en Torrejón de Ardoz abrió sus puertas el Parque Europa, un lugar en el que podemos ver los monumentos más visitados del Viejo Continente.

Se trata de un parque de más de 200.000 metros cuadrados en el que podemos encontrar una réplica exacta de estos monumentos. Aquí encontramos la famosa torre parisina, la portuguesa Torre de Belem, la Acrópolis griega, la Fontana de Trevi, el David de Miguel Ángel, un Barco Vikingo danés, la Sirenita de Copenhague, el Atomium y el Menneken Pis de Bélgica, la ya citada Puerta de Brandeburgo o el Puente-Torres de Londres.

También podemos ver monumentos de la capital de España como la Plaza Mayor, la Puerta del Sol y la Puerta de Alcalá. Eso sí, su principal monumento es un trozo, real, del Muro de Berlín cedido por el Ayuntamiento de la capital alemana.

Toda una experiencia en la que podremos disfrutar de estos monumentos en un solo día y a un módico precio, no son los reales, pero al menos puedes observarlos como si lo fuesen.

Además, se trata de un parque en el que no solo podemos hacer “turismo”. Está preparado para que los más pequeños realicen actividades multiaventura como son la tirolina, columpios o laberintos láser. También dispone de zonas de tiro con arco y otras de ocio donde encontramos embarcaderos y barcas infantiles.

Para terminar, el Parque Europa ha habilitado merenderos para descansar, así como miradores e, incluso, cascadas, para hacer de esta fantasía lo más parecido a una realidad.

Foto: Madrid Free

Una experiencia europea

Una de las grandes pasiones del ser humano es, por naturaleza, viajar. Conocer el mundo que nos rodea. Ver París, Berlín, Roma…aquellos lugares y monumentos más bellos del planeta. El problema, es que viajar tiene un precio y, a día de hoy, son muy pocos los que pueden permitirse viajar alrededor del mundo.

Esto provoca que nos quedemos con las ganas de ver lugares tan bellos como el Coliseo Romano, la Tour Eiffel o la Puerta de Brandeburgo.

Al menos, esto es lo que sucedía hasta el año 2010. Fue en ese año cuando en Torrejón de Ardoz abrió sus puertas el Parque Europa, un lugar en el que podemos ver los monumentos más visitados del Viejo Continente.

 parque europa

Se trata de un parque de más de 200.000 metros cuadrados en el que podemos encontrar una réplica exacta de estos monumentos. Aquí encontramos la famosa torre parisina, la portuguesa Torre de Belem, la Acrópolis griega, la Fontana de Trevi, el David de Miguel Ángel, un Barco Vikingo danés, la Sirenita de Copenhague, el Atomium y el Menneken Pis de Bélgica, la ya citada Puerta de Brandeburgo o el Puente-Torres de Londres.

También podemos ver monumentos de la capital de España como la Plaza Mayor, la Puerta del Sol y la Puerta de Alcalá. Eso sí, su principal monumento es un trozo, real, del Muro de Berlín cedido por el Ayuntamiento de la capital alemana.

Toda una experiencia en la que podremos disfrutar de estos monumentos en un solo día y a un módico precio, no son los reales, pero al menos puedes observarlos como si lo fuesen.

parque europa

Además, se trata de un parque en el que no solo podemos hacer “turismo”. Está preparado para que los más pequeños realicen actividades multiaventura como son la tirolina, columpios o laberintos láser. También dispone de zonas de tiro con arco y otras de ocio donde encontramos embarcaderos y barcas infantiles.

Para terminar, el Parque Europa ha habilitado merenderos para descansar, así como miradores e, incluso, cascadas, para hacer de esta fantasía lo más parecido a una realidad.

Conoce el Park Güell

El alma de Antoni Gaudí, uno de los arquitectos más emblemáticos de España y máximo representante del modernismo catalán, está presente en toda la ciudad de Barcelona. La Sagrada Familia, la Casa Vicens, la Casa Batlló, la Casa Milà y el Parque Güell, del que hablaremos hoy, son algunas de las obras arquitectónicas más célebres del maestro catalán, que con el paso de los años se ha convertido en todo un estandarte de la Ciudad Condal.

Parque Güell, Barcelona

El Park Güell, inaugurado en 1922, debe su nombre al empresario Eusebi Güell, un burgués apasionado de la obra de Gaudí que realizó varios encargos al arquitecto. En 1984 el parque fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Aunque actualmente hay que pagar entrada para acceder a parte del parque, la zona de libre acceso es bastante amplia.

Historia del Park Güell

En 1886 Eusebi Güell confió a Gaudí la construcción de su nueva vivienda, el Palau Güell, en el casco antiguo de la ciudad. Más tarde, en 1898, proyectó la iglesia de la Colònia Güell. Finalmente, en 1900, Gaudí recibió el encargo de proyectar el Park Güell.

Durante muchos años, la familia Güell residió en la casa solariega que había en los terrenos donde se ubicó la urbanización (actualmente es un colegio), mientras que Gaudí vivía en una de las dos casas que allí se construyeron.

En vida del empresario, el parque ya era considerado una de las grandes atracciones turísticas de Barcelona, y la gran plaza se cedía a menudo para la realización de actos catalanistas, bailes de sardanas y otros acontecimientos de carácter cívico y social.

¿Cómo es el Park Güell?

Con una extensión de más de 17 hectáreas, el Parque Güell está cubierto por formas onduladas, columnas con aspecto de árboles, figuras de animales y formas geométricas. La mayor parte de las superficies están decoradas con mosaicos realizados con trocitos de cerámica de colores.

El artista aprovechó el desnivel de 60 metros de la montaña para crear un camino de elevación espiritual, en cuya cima planeaba construir una capilla que finalmente fue sustituida por el Monumento al Calvario, un promontorio situado en la parte más alta del parque desde el que se obtienen las mejores vistas de la ciudad.

Parque Güell, Barcelona

El punto central del parque es una gran plaza en la que se encuentra un enorme banco de 110 metros de longitud, con apariencia de serpiente recubierta por pequeñas piezas de cerámica.

Casa Museo Gaudí

En el recinto del parque se encuentra la Casa Museo Gaudí, en la que residió el arquitecto entre 1906 y 1925, donde en la actualidad se expone una colección de obras del arquitecto catalán.

El Parque de El Capricho, el tesoro escondido de Madrid

El Parque de El Retiro es el parque madrileño por antonomasia, ya que goza de gran popularidad entre los mismos habitantes de la capital como también entre la vorágine de turistas que visitan Madrid.

Parque El Capricho

No obstante, en la capital existen varios parques dignos de visitar, tan desconocidos como increíbles, como el Parque del Oeste o del que hablaremos hoy: El Parque de El Capricho, un verdadero tesoro enclavado en el barrio de Alameda de Osuna, a las afueras de Madrid.

El Capricho es un jardín de 14 hectáreas, ubicado en el distrito de Barajas, creado sobre 1784, bajo la orden de la duquesa de Osuna, doña María Josefa de la Soledad Alonso Pimentel. Considerada como la mujer más inteligente de la época y protectora de artistas, toreros e intelectuales, creó en la finca un auténtico paraíso artístico-natural.

Parque El Capricho

El parque cuenta con claras referencia inglesas, francesas e italianas. El Capricho es el único jardín del Romanticismo existente en Madrid. Muestras de ello son el laberinto de arbustos, los edificios, como el palacete, la pequeña ermita, o el hermoso salón de baile, además de los riachuelos que lo recorren y estanques, donde se pueden encontrar cisnes y patos.

Un parque con historia

Tras una época de esplendor de la mano de la duquesa de Osuna y su nieto, el parque pasó por unos años de decadencia con los últimos herederos del ducado y cuando acabó en manos de la familia Baüer.

Parque El Capricho

Durante la Guerra Civil, el parque se convirtió en Cuartel General del Ejército del Centro, de cuya época queda un entramado de búnkers que recorre el jardín. Finalizada la guerra, la finca pasó por manos de varias inmobiliarias hasta que en 1974 el Ayuntamiento de Madrid comprase el parque y varios años después comenzase su restauración. Tras varios periodos de abandono, fue recuperado en 1999.

El Parque de Benicalap: Naturaleza e innovación

El Parque de Benicalap, Huerto y Alquería de Julià, se encuentra situado en el barrio del mismo nombre, en la periferia de la ciudad de Valencia.

Su historia comienza con la compra de esta finca por un canónigo alrededor del año 1675, a la familia Julià. Pero en su historia, este parque fue ocupado por diferentes personajes del la historia como: el mariscal napoleónico Luis Gabriel de Suchet, Carlos IV, Isabel II o María Cristina.

Parque de Benicalap

Este parque,inaugurado en el año 1983, tiene una superficie total de 80.000 metros cuadrados y ofrece los siguientes servicios, divididos por varias zonas:

• Una zona deportiva: en las que podréis encontrar pistas de tenis, frontenis, fútbol y baloncesto.

• La zona de piscinas: posee una piscina para adultos y otra para los niños.

Zona de relax: decorada con un estilo árabe, mesas y sillas hechas de piedra y varias fuentes, todas ellas muy bellas.

• La zona infantil: que ofrece a los niños diferentes juegos para su diversión.

• Diferentes zonas al aire libre: donde se suelen celebrar acontecimientos importantes como, concierto, teatros, etc.

Además, también encontraréis aseos públicos, zonas ajardinadas llenas de bellos paseos y una preciosa cascada. Todo ello en un estado de mantenimiento impecable y con mucha iluminación en todo el parque.

Curiosamente, éste es el primer parque en el que se proyecta y construye nuevas concepciones de jardinería moderna y con buenos sistemas de mantenimiento lo que lo convierte en un parque emblemático para la Comunidad y muy visitado tanto por los valencianos como por los turistas. Está declarado Monumento Histórico Artístico de la Alquería de Julià.

Valencia es una ciudad moderna y cosmopolita. Para alojaros en las cercanías del parque tenéis diferentes opciones como el Sercotel Sorolla Palace, o el Ibis Palacio de Congresos, más económico, pero con una magnífica relación calidad/precio.

Información práctica:

Dirección: Avenida Burjasot, 254 o Calle Francisco MoroteGreus, s/n, 46025, Valencia.

Teléfono: 963 52 54 78.

Precio: Entrada gratuita.

Horario: en la época de primavera – verano (del 21 de Marzo al 20 de Septiembre): abierto de 09:00 a 21:00 horas. Y en la época de otoño – inverno (del 21 de Septiembre al 20 de Marzo): abierto de 09:00 a 18:00 horas.