La gran amenaza de los parques naturales

Como cada año, al llegar los meses de verano se produce un triste acontecimiento que pone en grave peligro la conservación de algunos de los parque naturales que se encuentran en nuestro país, los incendios forestales.

6155274844_256d69e29b_z

Foto: David Pedrero (Flickr)

Es ya una triste rutina el encender el televisor y verse suceder en los informativos las noticias de como son varias las comunidades que sufren incendios cada verano, en gran medida provocados por la irresponsabilidad del ser humano, cuyo respeto por el medio ambiente parece ir menguando según pasan los años.

España es el país de la Unión Europea que más sufre los efectos de los incendios, con unos 13.000 incendios anuales que, a pesar de suponer una reducción en un 37% respecto a hace una década, siguen siendo una cifra demasiado alta, más si pensamos que el 96% de ellos son provocados por el ser humano.

Las causas por la que nuestro país es un estupendo caldo de cultivo para incendios se debe a varios factores, cuya combinación provoca el desastre.

El clima seco y cálido de España hace que los meses de verano los bosques se conviertan en cerillas a punto de prender a la más mínima chispa. El drástico descenso del pastoreo y del uso de carbón y leña hace que se acumulen residuos naturales antes aprovechados, por lo que los fuegos suelen tener efectos devastadores y su propagación se multiplica.

La falta de inversión en la conservación de los montes y espacios naturales es por tanto un motivo fundamental para evitar que las muchas irresponsabilidades cometidas tengan consecuencias funestas, pero ni toda la prevención del mundo pueden controlar lo que parece ser una horrible plaga en España: los pirómanos.

Si de todos los incendios, el 96% son provocados por la mano del hombre, de éstos el 55% son provocados. En muchos de los casos el problema reside en la falta de control y permisos a la hora de quemar pastos y rastrojos, ya que es fácil que un golpe de viento o un despiste hagan que el fuego se propague incontroladamente.

También se pueden distinguir otros dos perfiles: el del incendiario y el pirómano. El primero actúa por maldad, interés económico, venganza contra otro vecino,… Su perfil es el de un hombre de entre 30 y 50 años, vecino del lugar y sin cualificación profesional. Los pirómanos sin embargo son personas con un trastorno, enfermos que son incapaces de controlarse y necesitan crear fuegos que sean cuanto más grandes mejor. Estos últimos son personas enfermas que necesitan tratamiento o ayuda profesional, además de supervisión durante los meses más críticos.

En una gran mayoría de los casos los culpables no suelen ser descubiertos, aunque las medidas de detección de las causas del fuego sí, pero las pruebas son eliminadas por el propio incendio, aunque el aumento de las técnicas y tecnología empleadas por las autoridades han ido mejorando progresivamente en los últimos años, lo que se ha traducido en un aumento de las detenciones, que no obstante debe seguir mejorando para asegurar un bien de incalculable valor como son los bosques y parque naturales.

Antelope Canyon, una obra de la naturaleza

Quizá hayas visto alguna instantánea de este parque o ni lo conozcas. Puede que, además, las fotos que hayas podido ver sean demasiado increíbles para pensar que pueden ser ciertas, que no están retocadas o pasadas por un filtro.

11960286_10153132630516288_3154869453481595018_n

Pero hay que decirlo, es real. Esas magníficas formas naturales son un destino que no puedes perderte si planeas visitar Arizona.

Situado a unos kilómetros del Gran Cañón del Colorado, se encuentra el Antelope Canyon. Un cañón de ranura, de los pocos que puede encontrar en esta zona, totalemte natural ubicado en la ciudad de Page,  Arizona. Se encuentra en territorio de los Navajo, quienes se encargan de llevar a acabo las excursiones. Una compañía necesaria, pues este precioso lugar también esconde un peligro, y es la posibilidad de que se inunde durante alguna lluvia torrencial en minutos.

Este entorno de ensueño ha sido creado de por la acción del viento y el agua a lo largo de miles de años. De esto modo nunca será igual, su cambio es constante, evolucionado con el paso del tiempo. Ideal para fotógrafos, tanto profesionales como aficionados, que podrán captar su esencia y secretos en una ruta por el subsuelo en la cual se podrán descubrir formas escondidas en la piedra.

11986513_10153132630706288_4836684320755050269_n

Las excursiones de dividen en dos etapas, que no tienen porque ir de la mano. Puedes 11949462_10153132637981288_8436416032064794090_ncomenzar desde el territorio navajo en el norte y llegar al desierto en un 4×4 conducido por el guía. Allí comienza el descenso hasta los más hondo del Antelope Canyon, donde, en algunos puntos, llegarás a internarte bajo tierra hasta 40 metros. Una ruta realizada entre estrechos pasillos donde el sol se cuela en algún momento para iluminar su galería. Los rojos, rosas, naranjas y marrones son sus colores característicos. No lo dudes, intenta capturar la belleza de este lugar pero, ante todo, disfrútalo.

11216583_10153132630186288_7850813658152481876_n

Lobo Park: Conociendo a la Especie

Los lobos son una de las especies más reconocidas y protegidas de España, ya que se encuentran en peligro de extinción actualmente. Aunque, por fortuna, poco a poco vamos viendo que es posible su re-poblamiento, como es el caso del nacimiento de nuevos lobos ibéricos. Pero, realmente ¿conocemos bien esta especie que nos fascina?

En España son múltiples los parque naturales donde podemos ir para aprender de esta especie, ya sea en libertad o semi-libertad. Y, si estas pensando en visitar la Costa del Sol, Málaga, no puedes perderte su parque natural de lobos en semi-libertad, Lobo Park. Situado a 8 kilómetros de Antequera.

Un recorrido natural por donde sus dueños, Daniel y Alexandra, y los guías profesionales os enseñarán todo lo que se puede saber de esta especie de canes mientras disfrutas de su compañía. Además, podrás conocer todos los secretos de la sierra malagueña de manos de los mejores expertos. La parcela se haya dividida en cuatros zonas de lobos totalmente adaptadas a ellos, además de una pequeña cafetería y la granja escuela.

Este parque nos ofrece distintas opciones. Una de ellas es la de pasear por sus 40 hectáreas donde podrás conocer las cuatro especies que allí habitan. Los lobos Europeos, Timber, Ibéricos y Polares o de Alaska, conviven en plena naturaleza en un estado de semi-libertad, donde además tiene una excelente relación con sus cuidadores. Además de ver como juegan y se relacionan, podrás aprender de como es su convivencia con otras especies.

Otras opciones que está a tu disposición es la ruta a caballo, que, tras una pequeña clase de equitación, podrás disfrutar del parque a lomos de un caballo de pura raza española de las excursiones guiadas que el centro organiza. Además de la categoría de excursión Vip, donde un guía te acompañará durante 3 horas por pareja ajustándose a tus gustos y necesidades.

La opción para los más pequeños y las familias, también pasa por la Granja Escuela de Lobo Park. Un pequeño recinto donde los animales pequeños más amigables y cercanos descansan y con los que podrás interactuar mientras aprendes. Su especies van desde las gallinas de granja, cerdos ibéricos  y vietnamitas hasta los exóticos pavos reales y pequeños zorros.

A pesar de que cada día, a partir de las 18:30, los lobos comienzan a aullar para comunicarse. Una de las visitas más impactantes de este parque son las noche de los aullidos. Las noches de luna llena, desde Mayo a Septiembre donde, no solo oirás a la manada comunicarse a través de aullidos, sino que podrás sentir sus quejidos y gimoteos, transportandote al ambiente más secreto de la especie.

No solo se centran en el turismo desde Lobo Park, sus ofertas son numerosas, desde programas educativos para los jóvenes, seminarios en los que estudian y presentan la vida de los lobos y prácticas para estudiantes.  Además de un curso donde podrás acudir en caso de tener algún problema con tu mascota o si estas pensando en adoptar un perro.

Doñana: último refugio de especies protegidas

En el suroeste de nuestra Península Ibérica, entre las desembocaduras de los ríos Guadalquivir y Tinto, se extiende a lo largo de más de 100.000 hectáreas una de las reservas naturales más hermosas y entrañables de nuestro país. Hermosa por sus ecosistemas y especies protegidas; y entrañable por sus cientos de años de historia que han visto pasar por estas tierras a culturas tan variadas como la de los tartessos, fenicios, romanos y árabes.

Para conocer el origen de su nombre tenemos que remontarnos a la España del siglo XVI, cuando Ana Gómez de Silva y de Mendoza, hija de la princesa de Éboli decidió retirarse a vivir a estas tierras. Su marido, el entonces séptimo duque de Medina-Sidonia, mandó construir un palacio para su esposa en el centro del monte y, partir de ese momento, el lugar empezó a ser conocido como el Coto de Doña Ana, hasta pasar a llamarse como ahora lo conocemos: el Coto de Doñana. De aquella época también datan las torres almenaras que construyó el rey Felipe II con el fin de proteger la zona de los ataques de los piratas que llegaban  por la costa.

Su riqueza faunística y natural la convirtieron en una zona de caza habitual para la realeza y la nobleza, pero no fue hasta la mitad del siglo XX cuando se considera seriamente su protección. La llegada de curiosos de todo el mundo había atraído a importantes ornitólogos de fama internacional que, en el año 1952, proponen internacionalizar la propiedad de estas tierras. Finalmente, fue el científico español José Antonio Valverde el que convenció a las autoridades estatales de preservar el coto que, en 1969 fue declarado Parque Nacional y protegido por diversas figuras internacionales.

Doñana está considerado como el espacio natural con mayor biodiversidad de Europa. En este paraíso natural conviven numerosas especies animales: más de 300 especies de aves, la mayoría acuáticas cuyo medio preferido son las marismas del parque; 37 especies de mamíferos, 11 especies de anfibios y 20 especies de agua dulce. Además de dar cobijo a tantas especies, sirve también como último refugio para numerosas especies en peligro de extinción, y el caso más claro lo encontramos en el famoso Lince Ibérico. Es la joya del parque, ya que es aquí donde se encuentran las últimas poblaciones de este particular felino. Tampoco podemos olvidarnos del Águila Imperial, casi tan amenazado y protegido como el lince: tan sólo quedan 10 parejas habitando en estas tierras.

Las marismas que antes mencionábamos otorgan a este paisaje de una belleza genuina, lugar de encuentro de aves migratorias que acuden al lugar a alimentarse y a criar. Y entre sus especies arbóreas más destacadas se encuentran los bosques de pino que, además tienen un valor económico especial gracias a los piñones que produce.
El parque se puede visitar con toda la familia pagando entrada y contratando un servicio de guía. Dependiendo de la modalidad que se escoja, podrá realizarse el recorrido a pie, a caballo o en 4×4. Una forma ideal de acercar a los niños y a los no tan niños a este tesoro natural que representa uno de los destinos más atractivos de nuestro país a nivel internacional.

Disfruta de la ornitología en el Parque Nacional de Monfragüe

El Parque Nacional de Monfragüe, situado en la provincia de Cáceres, entre Navalmoral de la Mata, Plasencia y Trujillo, forma parte desde 1.979 de los 15 parques nacionales existentes en nuestro país. Con 18.396 hectáreas, representa uno de los enclaves más extensos y representativos de bosque y matorral mediterráneo. Además, goza desde el año 2003 de la calificación de Reserva de la Biosfera.

Desde su declaración como espacio protegido hasta hoy, Monfragüe se ha ido consolidando como un verdadero santuario para observar aves. Actualmente es uno de los destinos preferidos para los aficionados a la ornitología, que vienen buscando aves de gran belleza, que en otros lugares resultan imposibles de encontrar. Miles de turistas acuden anualmente al parque para disfrutar del vuelo de las cigüeñas negras, de los buitres o de la rarísima águila imperial ibérica, entre otras muchas especies.

Además, cerca de Monfragüe encontramos zonas de Especial Protección (Z.E.P.A.) de gran interés para contemplar algunas especies que dentro de Monfragüe no se ven, como son las aves esteparias o aves acuáticas. Lo que amplía su valor como destino ornitológico de primer orden.

España, con más de 10 millones de hectáreas consideradas ZEPA., es uno de los mejores países de Europa para el avistamiento de aves. Cuenta con numerosos espacios catalogados y protegidos que son el hogar de grandes colonias o lugares de paso para las aves migratorias que cada año surcan los cielos de la Península en su perseverante búsqueda de alimentos y de temperaturas adecuadas para su procreación y existencia.

Otros parques españoles de obligada visita para los amantes de la ornitología son: El Parque Nacional de Doñana, Parque Natural Marismas de Santoña, Parque Natural de Cabo de Gata, Parque Nacional del Delta del Ebro y el Parque Natural de la Albufera.

Parque Grande José Antonio Labordeta en Zaragoza

Cada año durante las fiestas del Pilar toda España mira a Zaragoza, pero no tanto a uno de sus lugares más característicos, un espectacular parque que recibe el nombre del cantautor y político fallecido en 2010. El nombre de José Antonio Labordeta sustituye al de Primo de Rivera, que databa desde su inauguración en 1929. No obstante, los zaragozanos lo denominan habitualmente Parque Grande.

Foto: Zaragoza.org

Foto: Zaragoza.org

Cuenta con un gran número de especies vegetales, ya que en el término del parque se sitúa el jardín botánico. Este hace que crezca el número de plantas que se pueden admirar, con especies autóctonas de la región aragonesa pero también otras del resto del mundo.

El monumento más destacado es el erigido en honor al rey Alfonso I el Batallador, quien reconquistara Zaragoza en el año 1118. Su posición privilegiada dentro del parque nos da una idea de la importancia del hecho en la historia de la ciudad. Otro lugar que sobresale es el Rincón de Goya, que ha asumido diferentes cambios y funciones desde su creación, lo que no impide que se puedan contemplar obras de Francisco de Goya. Como construcciones de interés encontramos también la Fuente de la Princesa, el Quiosco de la Música que acoge distintas actividades y la Casa de Albarracín, donde admirar la sección de cerámica del Museo de Zaragoza.

Además, cuenta con grandes avenidas en las que existen imponentes fuentes, perfectas esculturas y amplios jardines que aportan color a la ciudad. Dispone de tren turístico, bicicletas e iluminación para disfrutar de paseos y poder conocer el parque en su totalidad.

Entre osos pardos

Hoy vamos a hablar del parque más bonito de España, con permiso de todos los demás, el Parque Natural de Somiedo (Asturias).

9230483345_4e1e03d4cb_z

Ignorant Walking

¿Por qué quiero hablaros hoy de este parque? Porque hace unos días leí una noticia que me gustó bastante, era sobre la población de osos pardos cómo esta ha aumentado considerablemente. Y es que resulta que tras décadas en las que las cifras eran alarmantes –quedaban poco más de 50 ejemplares en los años 80- ha aumentado hasta calcularse 250 aproximadamente.

Una especie que se ha visto afectada únicamente de forma directa o indirecta por el hombre. Ejemplos como la destrucción del hábitat, la caza furtiva o el cambio climático han sido los grandes problemas.

Y al buscar dónde viven estos “grandullones” he visto que hay un número muy grande que lo hacen en el espectacular Parque Natural de Somiedo. Un lugar que además de ser uno de los favoritos de los osos pardos, también lo es de los numerosos lectores que participaron en una encuesta.

El sondeo online lo llevó a cabo el periódico 20 minutos, y la pregunta que realizaban era ¿cuál es el parque más bonito de España? Como respuesta, numerosos han sido las personas que escogieron el parque asturiano sumando 216678 puntos. En segunda y tercera posición por debajo quedaron: el Parque natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas (Andalucía) con 174729 puntos y Parque nacional del Teide (Canarias) con 158229 puntos.

La belleza de Somiedo reside en diferentes puntos. Paisajes con un color verde clorofila que impactan por su belleza natural. Aguas cristalinas que vienen desde las montañas y acaban formando lagos entre los valles. Y todo ello aderezado con la presencia de un animal en peligro de extinción , al cual con precauciones y evitando causarles cualquier molestia, podremos verles.

Por lo tanto, ¿os parece una buena elección? A mí, sin duda alguna me ha conquistado

5820993994_1a5ff5e8f2_z

Ivan PC

.

Los jardines más importantes de la capital

No cabe duda de que el verano en la capital es muy duro. Pero siempre tenemos que buscar alternativas, tanto si somos turistas y no podemos visitar Madrid en otra época del año o, si por el contrario, tenemos que quedarnos trabajando en verano.

Por lo tanto, debido a la inexistencia de una playa cercana tenemos que buscar alternativas para aprovechar el tiempo estival pero sin derretirnos en el intento.

En la búsqueda de agua y de verde encuentro la solución perfecta: los numerosos parques con los que contamos en la ciudad.

Comenzaremos hablando de los pulmones de la capital: la Casa de Campo y los Jardines del Retiro.

La Casa de Campo

15130947324_cfa8510c9a_z

mcxurxo

 Se trata del mayor parque público de Madrid, cuenta con 1722.60 hectáreas. En su interior acoge el Parque de Atracciones, el Zoológico, el Teleférico o la Venta de Batán, entre otros.

A este parque acuden numerosas familias para disfrutar de las sombras que los centenarios árboles brindan y el frescor del lago. En las mesas de madera se organizan improvisados picnics en medio de la naturaleza.

Fue propiedad de la realeza desde su nacimiento de la mano de Felipe II hasta la Segunda República, donde comenzó a tener un carácter público.

Se encuentra abierto durante todo el año y varias salidas se cierran desde la 1:00h hasta las 6:00h.

Los Jardines del Retiro

5083598084_4a0dd0ebea_z

M a n u e l

El jardín más importante de la capital cuenta con 125 hectáreas. Este parque, situado en el centro de la ciudad, cuenta con árboles de hasta 400 años de edad.

Sin duda alguna tanto para locales como para turistas este es uno de los rincones con más encanto y donde es imprescindible perderse para poder encontrarse.

El horario de verano que comienza en abril y dura hasta septiembre hace que las puertas se abran desde las 6:00 hasta las 24:00h.

Existen otros parques que tienen menor fama pero que hay que conocer:

El Campo del Moro

https://www.flickr.com/photos/antoniotajuelo/4481696641/in/photolist-7Q2SgK-7Q6a2U-fNjVJ2-7Q2TNg-fNjVRe-7Q6evy-7Q2WE4-fNjXfi-fNjWY4-fNjWgc-7Q69Ch-fNjV4T-fNjWGx-fNjXvZ-7Q2Xh2-fNjVeD-fNBxFo-fNjX7Z-7Q2P96-7Q2XsH-fNBy7L-fNjXLr-7Q2QwH-7Q2QPn-pbzp55-fNBwWu-7Q6eRu-fNBwP5-fNBxxh-7Q2Tut-7Q2SRa-7Q6bt1-7Q6gK7-7Q6aUj-7Q2Won-7Q2PzV-fNBtgf-qbmNYK-hKsFBJ-hArRhQ-gngfnX-7tkHoy-9ApbU1-fMVbTw-bBkN3Q-fNBxYy-7Q6egf-fNBx7Y-fNjW8r-6Vn9Kj

Antonio Tajuelo

Situado en la parte trasera del Palacio Real pero a mayor altura, esto permite que la panorámica sea una de las mejores.

El horario de verano que comienza en abril y finaliza el último día de septiembre es de lunes a sábado desde las 10:00 hasta las 20:00h.

Jardines de Sabatini

3522631319_a7735a049d_z

Jan S0L0

En la misma zona de Madrid, una de las partes más bonitas, se encuentran estos jardines. Terminaron de construirse tras la Guerra Civil.

Hay que destacar que este es uno de los mejores lugares donde ver el atardecer en la ciudad.

Este es un parque de acceso gratuito.

Real Jardín Botánico

8654886094_4ce64e88cf_z

David Baron

Aquí podemos encontrar 5.000 especies de plantas vivas. Este jardín fue creado gracias al interés que Carlos III tenía sobre crear un Madrid dedicado a las ciencias naturales. Debido a ese interés cultural, la ubicación al lado del Museo del Prado hace que tenga un significado especial.

El precio del billete es de 3€ y el horario es de 10:00 hasta las 21:00h.

Jardines del Templo de Debod

14329239971_d9b8a436af_z

cashacker1980

Sin duda alguna este es uno de los mayores tesoros que esconde la capital. El templo tiene 2.200 años de antigüedad y fue un regalo con el que Egipto obsequió a España debido a la cooperación para salvar el Templo de Abu Simbel.

Fue inaugurado en el año 1972. Sin duda alguna la luz que el atardecer brinda al templo es una de las mejores con las que se puede apreciar.

Parque del Capricho

13069596754_eddfe992fa_z

Celeb-flickr

Por último, pero no peor que los anteriores nos encontramos con este desconocido jardín –por la gran mayoría de los madrileños.

Fue mandado construir por los Duques de Osuna, este parque alberga preciosos rincones llenos de numerosa y variada flora.

Durante el verano se puede visitar sábados, domingos y festivos, desde las 9:00 hasta las 21:00h.

Si no conoces alguno de los parques citados atrévete a combatir el calor entre sus sombras y sus lagos.

Desierto de Tabernas

El Parque Oasys o conocido para los almerienses como el Desierto de Tabernas es de los pocos Parques Temáticos por no decir el único, enclavado en el único desierto de Europa, en el desierto de Almería, la que algunos llaman la sartén de Andalucía. Pero es que a pesar del calor, este parque te ofrece atracciones, espectáculos, zoo, y toda una serie de características que te trasladará hasta el mismo Oeste.

En Tabernas, se levantan los auténticos escenarios de los westerns, convertidos en el Parque Temático más original del Mediterráneo con espectáculos en vivo que recrean.

Actualmente engloba en una superficie de 30 hectáreas, una Reserva Zoológica con 800 animales de 175 especies diferentes, un Poblado del Oeste, conocido como Mini Hollywood, y una zona de piscinas para la época estival. Este es un lugar emblemático dentro de la geografía almeriense, enclavado en el único desierto de Europa, donde se ha conseguido que la Reserva Zoológica sea una realidad. Más de 4.000 árboles y cerca de 20.000 plantas acogen a los 800 animales de 175 especies diferentes, muchas de ellas protegidas y varias en peligro de extinción.

Decorados cinematográficos

Este fue el paraíso cinematográfico de Hollywood durante dos intensas décadas, los años 60 y 70. Por sus escenarios se han paseado actores ilustres, como Clint Eastwood, Brigitte Bardot, Anthony Quinn, Claudia Cardinale, Alain Delon, Sean Connery, Raquel Welch, Orson Welles… El Desierto de Tabernas posee singulares, hermosos y enigmáticos paisajes que recrearon escenas de legendarias películas de la historia del cine, tales como: “Lawrence de Arabia”, “Cleopatra”, “El bueno, el feo y el malo”, “La muerte tenía un precio” o “Indiana Jones y la última cruzada”.

Dentro del Poblado del Oeste hay distintas zonas de entretenimiento como el Museo del Cine, ubicado en el edificio del Banco. Un espacio donde el visitante podrá encontrar desde los inventos del precine, época anterior a la imagen en movimiento, hasta el primer proyector con sonido, final del cine mudo. La colección se compone de 150 piezas desde proyectores de pequeño y gran tamaño hasta linternas mágicas, zootropos, calidoscopios, sombras chinescas… Son piezas frágiles producto de su antigüedad, alguna de ellas es del año 1800. Y completando esta estupenda colección hay una serie de 213 afiches, póster cartelera de cine, de las películas del oeste filmadas en Almería.

Podrán recordar la historia con el espectáculo del oeste realizado por especialistas, observando el atraco al banco, duelos o caídas de altura entre otras acciones durante aproximadamente 20 minutos.

Para rememorar aquel esplendor cinematográfico se realiza el Show del Oeste por unos especialistas, que durante aproximadamente 20 minutos recrean una auténtica escena “western”. También está el Baile de Cancán, donde las artífices son las bailarinas del Saloon, y el Show de los Papagayos.

También podrás visitar el Museo de Carros: Los más emblemáticos carros y diligencias que convirtieron en leyenda a Gary Cooper, Clint Easwood, Lee van Cleef, etc… conservados en perfecto estado desde su utilización en grandes producciones de cine. O el Jardín de Cactus: Provenientes de distintos continentes, este jardín alberga más de 250 especies de cactus con una placa que los identifica y nos dice su origen.

Así que prepare la cámara, porque comienza el espectáculo. Visita Mini Hollywood.

 

La Ciudad Encantada, un Parque Natural diferente de ver

Hoy en día todo el mundo ha oído hablar sobre la maravilla que ha hecho la naturaleza sobre la piedra, y que han dado formaciones verdaderamente caprichosas, en la Ciudad Encantada. Pero, ¿conoce todo el mundo su historia?. Este paraje natural, situado en pleno Parque Natural de la Serranía de Cuenca, en la pedánea de Valcecabras (Cuenca), tiene su origen 90 millones de años atrás.

En ese entonces, lo que hoy conocemos con la Ciudad Encantara, era parte del mar de Thetis, un mar tranquilo y muy rico en sales, en especial carbonato cálcico. Esto favoreció a que, al final del Cretácico, con el surgimiento de la orogenia alpina el mar se fue retirando dejando las formaciones cálcicas desprotegidas ante la erosión, que durante muchos siglos, ha sufrido a causa del agua, hielo y viento.

Ciudad_E_1

Ahora podemos disfrutar, en un amplio horario y a precio muy asequible, de un recorrido de ensueño donde, no solo podremos dar rienda suelta a nuestra imaginación para encontrarle una parecido a las formaciones, sino que también podremos descubrir un entorno lleno de naturaleza, de diversidad florar y de animales corriendo en libertad.

La Ciudad Encantada fue nombrada Sitio Natural de Interés Nacional el 11 de junio de 1929, y no es de extrañar ya que alberga numerosas especies con diferentes niveles de protección ambiental, así como una alta geodiversidad. Es el lugar que tanto a niños como a mayores les encanta, tener la posibilidad de ver el Mar de Piedra, la Cabeza de Hombre, la Tortuga o el Tobogán es algo que está al alcance de muchos y que no puede faltar en la visita a la Ciudad Patrimonio de la Humanidad que es Cuenca.